Rebeca Khamlichi, una artista de pasiones y colores

Rebeca Khamlichi, una artista de pasiones y colores

Hablar de Rebeca Khamlichi es hablar de arte, color y vitalidad. Una artista cuyo arte nos transporta hacia otros mundos, sus propios mundos llenos de color y detalle, que nos apartan de la cotidianidad gris.

Proveniente de una familia donde el arte siempre estuvo presente (padre pintor y madre ceramista), en su niñez no se sintió especialmente atraída por el mundo del arte, aunque al final ha terminado siendo pintora.

Rebeca tiene un trazo muy característico y su combinación de colores refleja una realidad entre el mundo infantil y adulto. En sus obras intenta representar a personajes secundarios, dramas cotidianos o problemas de escasa importancia para el mundo sin abandonar en ningún momento su lenguaje visual y el color. Mostrará personajes desdichados pero siempre a todo color.

 

Se atreve a tocar, incluso la religión, aunque en este caso con bastante sentido del humor. Intenta siempre dar un toque de color a todo lo que le molesta de la sociedad. Cuando finaliza un cuadro, no está excesivamente pendiente del mensaje que intenta mandar, para ella lo importante es que cada persona sea el que de sentido a su obra.

 

Temas como la muerte, la guerra o la antes mencionada religión se agolpan en su obra. Estas motivaciones se deben en parte por tener un padre que creció en la fe musulmana, tener madre luterana y abuelos católicos. Al final tanto unos como otros intentaron darle su punto de vista y no solo no la convencieron, terminó siendo atea. A pesar de todo ello, la iconografía católica es algo que le gusta mucho y le ha servido de influencia.

 

Rebeca Khamlichi

 

Los otros dos temas, la muerte y la guerra forman parte de una serie de injusticias que le preocupan y es algo que gusta de reflejarlo en su obra.

Rebeca Khamlichi, Mari Quiñonero y Las Muy Perras

Hablar de Rebeca Khamlichi también es hablar de una de las fundadoras de Las Muy Perras, un proyecto donde se rescatan galgos en situaciones complicadas mediante el arte. Junto a Mari Quiñonero, se les ocurrió abrir una cuenta de Instagram (@lasmuyperras), para presentar a sus galgos y usarl acomo plataforma para recaudar dinero que donan a protectoras, albergues, asociaciones o acciones pro animal.

Estamos ante una creadora que sabe lo que es encarar las dificultades, algo que se refleja en su arte.

Rebeca Khamlichi galgo

Rebeca Khamlichi, un largo camino hacia el arte

El que su llegada al arte no sea algo premeditado es algo que le ha servido para tomar sus decisiones desde una óptica más madura. Dedicarse al arte es complicado, algo que es común a todas las profesiones creativas, pero eso es lo que hace que quien realmente luchar por su pasión, no se rinda. Es muy común en sus entrevistas y redes sociales leer a Rebeca hablar de que cada día hay que vivirlo con pasión por conseguir las metas.

 

 

En muy pocas ocasiones sus cuadros han estado colgados en galerías de arte pero cuenta con prácticamente toda su obra vendida en diferentes países del mundo. Todas las compras han llegado a través de sus cuentas de Instagram, Facebook o Twitter.

¿Te animas a conocer a Rebeca Khamlichi y seguirla en redes sociales? ¡Te aseguro que provoca una sonrisa ver su positivismo, pasión y arte!

 

 

 

Fotografía de cabecera de MetalMagazine

Blogger friki comiquera desde hace una década. En mi tiempo libre protejo el mundo de los malvados con mis poderes de magical girl, hago teatro musical, leo cómics y como sushi.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *