La importancia del Community Manager en las organizaciones

A través de twitter me llegó noticia de la publicación de  “La funcion del Community Manager: Cómo las empresas están organizándose para crear y hacer crecer sus comunidades”, un whitepaper llevado a cabo por la Asociación Española de Responsables de Comunidades OnLine (AERCO) y Territorio creativo, una agencia de Social Media Marketing con más de 5 años de experiencia y 30 proyectos vinculados a medios sociales (con clientes como Coca Cola, Caja de Ahorros de Navarra, Visit Britain, Puma Time, Canal Sol Música, Snappybook …)

Lo que está claro, es que las empresas e instituciones hacen un poco como el dicho “¿Dónde va Vicente? Donde va la gente”. Las organizaciones deben seguir a sus clientes y clientes potenciales, y adaptarse a los nuevos medios de comunicación que utilizan y a sus nuevos hábitos de vida.

Hace unos días La Información nos sorprendía con una noticia de “Seis de cada diez usuarios de redes sociales entran en ellas cada día”. Y a pesar de ello aún hay empresas que siguen sin tener en cuenta estos datos, la increíble visibilidad que brinda la red a un publico ilimitado y la importancia de una actualización constante de contenidos e información y, con ello, que exista una persona que dedique parte de su tiempo laboral (o toda su jornada, dependiendo la empresa o la campaña) a estas tareas.

Un Community Manager es una mezcla de muchas cosas y en cada empresa este puesto se deposita en diferente departamento (en general, comunicación, marketing o informática); aunque yo me atrevería a decir que cada vez va a ser más difícil etiquetar a una persona según los puestos de trabajo tradicionales conocidos. Cada vez, los perfiles van a ser más amplios y todoterreno.

De todas formas, explicarle a alguien de fuera del sector “no mira, es que yo soy un Community Manager” es un poco de ficción. Yo misma, siempre que trato de explicar a algún conocido todo lo que hago no les termina de quedar muy claro. Después de que muchos me hayan dicho “ah, tu eres como informática”, he pasado a decir que me ocupo de labores de comunicación (entre otras cosas que lleva en el lote el “desarrollo de un proyecto”) y parece que es la respuesta que menos dudas genera a posteriori.

En la publicación se refieren como Community Manager (CM) como:

Una figura que encuentra sus raíces en el «gestor o moderador de comunidades online», y que comienza a perfilarse como una función corporativa, independientemente de que la organización posea una comunidad online «propietaria» o no.

El potencial reside en establecer una relación de confianza con los simpatizantes de la marca, recoger el feedback de los mismos y utilizarlo para proponer mejoras internas.

Una de mis partes favoritas del whitepaper es cuando se refieren a las habilidades del perfil profesional. Cualquier persona no sirve como Community Manager, no es como moderar un foro o poner una actualizacion en facebook y twitter cada mañana… va mucho mas alla. Hay que pensar un plan de actuacion, creacion de contenidos, una comunicacion directa y buena con los usuarios… Esto es mucho mas importante de lo que parece, y no se enseña en las escuelas ni en las carreras universitarias, si no que surje del propio uso y experimentación con el medio. Un Community Manager aporta un poquito de cada una de estas aptitudes:

Aptitudes tecnicas: conocimiento sectorial, conocimientos de marketing publicidad y comunicación corporativa, redaccion, un punto “geek”, creatividad, experiencia en comunicación online y cultura 2.0.

Las redes sociales y las comunidades online están transformando la forma en que las empresas tienen de relacionarse con sus clientes, tanto los ya existentes como con los potenciales. La primera misión del Community Manager debe ser la de ser consciente de ello y, sobre todo, evangelizar y hacerlo entender en su empresa o institución.

Leave a Reply