Entrevista a Francisco Peña de El Estafador

Entrevista a Francisco Peña de El Estafador

Todo aficionado al cómic presente en Internet sigue o ha oído hablar sobre El Estafador, una publicación online en la que semanalmente pueden leerse tiras cómicas de diferentes artistas y dibujantes españoles de forma libre y gratuita. Una crítica original llena de humor y talento que deseo compartir con vosotros.

Para ello, he querido entrevistar a Francisco Peña, uno de los dibujantes que están detrás de El Estafador que nos aporta algunas curiosidades detrás de esta iniciativa y del mundo del cómic en España.

Haznos una breve presentación sobre ti, de dónde eres, cómo empiezas a iniciarte en el mundo de los cómics…

Soy de Motril, una ciudad en la costa de Granada, y llevo unos cuantos tiros pegados en el mundo del cómic. Todo empezó siendo muy pequeño, recuerdo haber tenido cómics entre mis pasatiempos favoritos, diría que incluso antes de saber leer. A partir de ahí todo fue rodando y creciendo como una bola de nieve: fanzines, revistas culturales del instituto, he sido colorista profesional,  he publicado en revistas, ilustrado libros, co-dirigido y editado mi propio periódico cultural, colaboraciones en webs como www.irreverendos.com, www.paseodegracia.com… Bueno, la lista es muy larga.

¿Cómo surge la idea de El Estafador?
La verdad es que EL ESTAFADOR surgió de Javier Royo, Juanjo Sáez y Pepo Pérez, 3 grandes del cómic. Pensaron que como los medios, los bancos y los políticos nos están estafando… era también el momento de estafar nosotros, pero con buen humor. Y para tal fin, “EL ESTAFADOR”, era el nombre más sincero que se le podía poner al proyecto. Nació con la intención de hacer reflexionar y de hacer sonreír –en la medida de lo posible– a quien lo lea.

¿Por qué apostáis por el formato online?
Hoy día el formato online es el medio adecuado para llegar a un máximo de lectores; la gente que se suscribe al ESTAFADOR lo recibe cada semana en su correo electrónico, esto sería totalmente inviable en soporte físico (estamos hablando de unos 15.000 suscriptores). EL ESTAFADOR se ha convertido en el referente de las publicaciones online de humor en castellano. Este formato es idóneo para leerlo en la pantalla del móvil o del tablet, muchos de nuestros seguidores nos leen mientras se desplazan en bus o en metro. Otra  gran ventaja es la inmediatez. Este formato nos permite la posibilidad de hacer un especial en cualquier momento si un tema de actualidad lo requiere, como pasó con el ESPECIAL ETA cuando declararon el cese de la violencia, al día siguiente salimos con un especial al respecto que fue todo un éxito de seguimiento. Además, estamos en contra de la tala de árboles.

¿Cómo se consigue que Mariscal o Juanjo Sáez forme parte de tu proyecto?
El proyecto no es mío, ni mucho menos, es algo compartido por todos los que colaboramos en él. Juanjo Sáez está desde el principio, es de los que pusieron el huevo, y Mariscal –que nos leía también desde el inicio y le divertían nuestras propuestas– manifestaba repetidas veces que le agradaría participar, en una de éstas le tomamos la palabra y siempre que el trabajo se lo permite (ahora ha estado de descanso forzoso por su nominación a los Óscar) colabora con nosotros con la misma ilusión del más joven, es un auténtico currante.

¿Por qué un dibujante querría publicar en El Estafador?
Es una infraestructura perfecta para mostrar tu trabajo, hay total libertad y puedes experimentar. Y más allá de la publicación es una corriente de inquietudes en la que participar te hace sentirte muy vivo.

¿Tenéis muchas solicitudes de dibujantes para colaborar? ¿Cómo se pasa a ser uno de los “elegidos”?
Si, hay muchísima gente y a todo el mundo le llega su oportunidad si tiene un poco de paciencia. Vamos organizando una lista de futuros colaboradores que van ocupando el espacio que otros van dejando. Para ser uno de los “elegidos” hay que demostrar que tienes algo que decir, no basta con dibujar bien… más bien debes tener tu propio lenguaje personal con el que comunicarte e ideas que expresar.

Publicáis tiras todas las semanas, ¿no es para un dibujante trabajar con unos plazos muy ajustados?
Es un ritmo fuerte si lo compatibilizas con otro u otros trabajos, pero si te dedicas a esto de forma profesional comprobarás que el ritmo es mucho más endiablado. EL ESTAFADOR está muy bien organizado, hay una programación con la asignación de temas, portadistas y fechas de entrega con varios meses de antelación. Si bien cada 2 semanas hacemos un tema de actualidad que nadie conoce hasta última hora ya para el cual se colabora como buenamente se puede según disponibilidad de tiempo.

¿Y no se acaban las ideas de temática?
¡Jamás! Cíclicamente hacemos reuniones, sin ir más lejos esta semana toca una, en las que realizamos brainstorming de ideas y proyectamos una buena tanda de temas para los siguientes meses… y después, si se tercia, nos vamos de fiesta. La última tanda de temas propuestos fueron elegidos por votación popular en nuestra web. Los lectores en cierto modo se sienten partícipes, hay cierta interactividad con el público.

¿Cuáles han sido hasta ahora las más populares?
Una de las más exitosas fue el Especial de ETA, precisamente como comenté anteriormente por la inmediatez de la publicación, fue como un reto que nos hicimos Javi Royo, el dibujante Pablo Ríos y yo. Finalmente, se sumaron muchos compañeros más. Pero se puede decir literalmente que con el tema que lo petamos fue con el Especial spanishrevolution y 15-M. Abrimos las puertas a todo aquel que quisiera participar en ese especial. Recibimos más de 200 colaboraciones de todo el mundo y digo que lo petamos porque el servidor se nos cayó 2 veces ya que recibimos unas 20.000 visitas en 4 horas, el servidor se volvió inestable ante tal avalancha.

Otros de los más exitosos han sido los que hemos tratado sobre sexo, como el especial 69… no me preguntes por qué, pero con estos temas siempre tenemos bastante afluencia de visitantes.

Más de 7.000 seguidores en Facebook, 800 en Twitter… ¿qué tipo de persona os sigue? ¿os van recomendando cosas, ideas, etc? (artistas, lectores, editoriales…)
No hay un patrón fijo de visitante porque tampoco hay un patrón fijo de colaborador. Esa diversidad entre la gente que hacemos EL ESTAFADOR hace que se amplíe el abanico de posibilidades entre los lectores, desde adolescentes hasta señores mayores. Otro aspecto positivo es la posibilidad de dejarnos comentarios al final de cada número. Los lectores ahí nos han hecho mejorar, a veces aportando ideas para la mejora de la publicación y, otras veces, mediante críticas constructivas y, también, por qué no decirlo, hemos recibido muchas felicitaciones de espontáneos así como también por parte de colegas del gremio.

Podríamos decir que publicar en El Estafador es un gran escaparate… ¿a alguno os ha salido algún trabajo a partir de ésto?
Desde luego, no es que gracias al ESTAFADOR le salga un trabajo como dibujante de cómics o ilustrador a nuestros colaboradores –eso se lo curran ellos–, pero sí es verdad que muchos han comenzado una trayectoria remunerada a partir de la aparición en EL ESTAFADOR, que como dices es un gran escaparate conector directo con público, editores. Damos la oportunidad a gente novel, por eso podemos estar ejerciendo una labor de cantera de humoristas e ilustradores.

¿Qué piensas a la hora de empezar una nueva tira? ¿Te sientas a dibujar y vienen las ideas, o vienen las ideas y entonces te pones a dibujar?
El proceso es un tanto caprichoso dependiendo de las circunstancias. Me paro a pensar y por norma general me gusta incomodar al lector, conducirle por un camino no frecuentado antes… eso me divierte, y me divierte contrastar las reacciones mediante los comentarios que me hace la gente cuando han visionado mi colaboración. Digamos que busco un punto de vista distinto al habitual y eso siempre es más difícil de digerir, ya que hay que hacer un ejercicio de reflexión. Después viene el proceso de plasmarlo en papel, dibujando varias propuestas para esa idea y seleccionando el resultado que consideres más potente. Si vas a incorporar algún texto, también, hay que hacer un proceso de pulir las palabras para quedarte con el mensaje adecuado que acompaña a la imagen.

¿Dirías que un dibujante de cómics ve la vida de otra forma?
Puede ser, no tenemos nada especial con respecto a otra persona salvo la capacidad de dibujar, componer o escribir… pero ahora que lo pienso, en mi caso, relaciono los pensamientos de forma icónica. Hay gente que posee una mente que funciona mediante palabras, dan forma a sus pensamientos, ligando una palabra con otra. Yo pienso de modo fotográfico: el sistema que utiliza mi cerebro para relacionar ideas se basa primeramente en imágenes y símbolos. Pero desconozco si es algo extendido entre la gente que nos dedicamos a la ilustración.
Un humorista creo que sí tiene un modo distinto de ver la vida, pero no me gusta generalizar. Todo es cuestión de actitudes ante los acontecimientos y eso es algo que llevamos impregnado en nuestra personalidad, indiferentemente de a qué nos dediquemos.

Haznos de guía, ¿qué dibujantes molan ahora mismo y merece la pena seguirles en Internet?
Voy a eludir mencionar a los estafadores, porque parto de que para mí ellos siempre son los primeros. Al margen de EL ESTAFADOR voy a recomendar a Alexis Nolla, un joven creador con un universo personal  intimista y una línea gráfica muy cuidada. También, mencionaré una de mis debilidades: Kevin Huizenga, un narrador de enigmas cotidianos que magnifica misterios de dimensiones cósmicas, partiendo de detalles aparentemente insignificantes; resuelve de manera muy sencilla composiciones muy complejas y como artista me resulta muy inquietante y sorpresivo, eso para mí siempre es agradable.

A parte, montáis eventos como El Gran Fiestón de los Estafadores en Barcelona, ¿qué hacéis en este tipo de encuentros?
Pasarlo bien y ver cómo la gente lo pasa bien. Es el contacto más directo que podemos tener con el público: dibujar en vivo mientras toca la banda en directo. En la última fueron “La Estrella de David” los que nos acompañaron pero ya antes organizamos otros conciertos ilustrados con “Love of lesbian” o “Mamut”… y advertimos que no van a ser los últimos, ya vamos pensando en una nueva fiesta. En EL ESTAFADOR nos atrae todo lo que sea conectar diferentes disciplinas, en este caso música e ilustración, en otras ocasiones interactuamos por medio de video y animaciones. De estos eventos tan especiales siempre sacamos cosas interesantes para aplicar en EL ESTAFADOR.

¿Qué tal eso de dibujar al ritmo de la música lo que expresan las canciones?
Es una experiencia que todo el mundo que prueba piensa en volver a repetir, hay cierta emoción contenida que explota cuando comienzan los acordes y tienes que dibujar sabiéndote observado. En ese momento eres parte del espectáculo cuando normalmente dibujas en la soledad de tu estudio.
Dibujar en directo también tiene su complicación, por ejemplo, Sergi Padró y yo abrimos el concierto ilustrado con “La estrella de David” y el tema asignado duraba unos 2 minutos y medio, tiempo en el cual tuvimos que sincronizarnos para realizar una ilustración acorde con el mensaje de la canción…. ¡y eso tiene cierto grado de complejidad!

¿Cómo ves el sector del cómic en España?
Partiendo de que la crisis está afectando a todos los niveles, pienso que hay un resurgimiento en el interés por los cómics. Entiendo que el sector industrial no puede hacer más si no aumenta la demanda, y es precisamente este renovado interés lo que puede hacer que haya cierto despegue en el mundo editorial. Y no por falta de calidad. Prueba de la buena salud creativa que vive el mundo del cómic es el interés por parte del cine en adaptar cómics a la gran pantalla. Si bien son lenguajes distintos, hacer una película basándote en un cómic es como partir a media distancia de la meta en una carrera. Es decir, el propio cómic es un story board, con guión, planos resueltos, etc. Asimismo, el cómic se beneficia de ello porque accede a nuevos sectores de público que se pueden convertir en potenciales consumidores de cómics. Ahí está el merecido éxito de Paco Roca con “Arrugas”, Mariscal con “Chico & Rita”, la entrañable “María y yo” de Gallardo y la más que probable adaptación de la novela gráfica “El hijo” de nuestro compañero Tyto Alba.

¿Crees que existe el apoyo necesario?
Hay cierto apoyo, no quiero ser pesimista. Hoy día hay premios importantes concertados por editoriales, como el SinSentido-Fnac que te catapultan –más que económicamente– promocionalmente. Podría ser más, pero el mejor apoyo proviene de uno mismo. Vivimos en un período bastante estéril: la mayoría de los editores no quieren arriesgar y van echando mano de firmas consagradas que les proporcionen cierto volumen de ventas. Por eso, tampoco hay que depender de alguien que te edite. Si tienes una buena idea, hoy existen las herramientas y los canales para montártelo tú mismo. Lo mejor que estamos viviendo es la autoedición y la integración de la mujer en el terreno de los cómics.

¿Algún consejo a alguien que quiere iniciarse en el mundo de los cómics?
Sí: paciencia, perseverancia, e investigación para crear algo personal y novedoso.

Muchas gracias Mónica y a todos por leernos.

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *